Páginas vistas en total

lunes, 19 de diciembre de 2011

PERIODISMO DE PAPEL: CHANTAJE, MENTIRAS E INTERESES.

Xavier Vidal Folch se cree que me chupo el dedo. A mis 50 años soy mucho más joven que él pero me desteté a comienzos de los 60. No me creo sus patrañas. Vidal Folch es director adjunto de EL PAÍS desde 1989. Estuvo ayer en Vitoria para dar lecciones de periodismo en un foro montado en el Parlamento Vasco para mayor gloria de Arantxa Quiroga, el ariete del Opus Dei en la política vasca (el otro ariete de Monseñor es Rafa Larreina, de EA-Bildu-Amaiur... los extremos se tocan en el cielo de Escribá de Balaguer). La señora Quiroga dijo la siguiente perla: "quienes más se quejan de los políticos luego no hacen más que pedir que el Estado les mejore la vida". Seguro que en su familia no hay ningún dependiente indigente que necesite ayudas públicas, seguro que en su familia no hay ningún parado que necesite subsidios, seguro que su familia no necesita nada del Estado... Más que el poder que se le ha otorgado al coronarla como Presidenta de una Institución que pagamos todos los contribuyentes, los del PP, los del PNV, los del PSOE e incluso los de Amaiur o EQUO.
Las Jornadas las ha montado GLOBERNANCE, Instituto de Gobernanza Democrática, dirigido por el filósofo Daniel Innerarity. ¿Qué no estará pasando en Europa cuando no hacen más que inventar “palabros” para definir nuevas formas de gobierno? ¿Gobernanza, formas alternativas de gobierno que no sean los Estados Nación? Zarandajas… Los alquimistas de la justificación ideológica del IMPERIO DE LOS MERCADOS tienen el pan y el pesebre asegurados para el resto de sus vidas…
Llevo leyendo El País, El Mundo, Deia-El Periódico de Álava-Diario de Noticias de Álava y Egin-Gara desde que nacieron todos esos tebeos. Así me entero de lo que quieren hacer el PSOE, el PP, el PNV y la izquierda abertzale, las cuatro patas del poder político en Euskizofrenia.Con emoción adolescente devoraba en mis años mozos EL PAÍS, aquel “Diario Independiente de la Mañana” que salió a los kioskos por primera vez en 1976. Ser independiente en el periodismo es imposible. El País se ha sometido siempre a los dictados del PSOE. Cada periódico del kiosko se debe a su señor: un partido o unos intereses económicos. Ayer, Xavier Vidal Folch nos contó un cuento infumable.
Resumen de su ponencia englobada dentro de una sesión titulada: “La metamorfosis de los Media y los nuevos espacios públicos”:
“Son necesarias buenas redes de redacción para informar. Eso lo hacen sólo los periódicos de papel, capaces de organizar los debates públicos en torno a las noticias. El lector de información digital es menos reposado, se mueve en el mundo de las sensaciones. El lector de periódicos de papel es más reflexivo. Las noticias digitales son instantáneas y superficiales. Las noticias en papel son profundas y analíticas. En los periódicos de papel no insultamos y verificamos las informaciones. En la red se insulta y hay ausencia de rigor. No hay información gratuita buena. La información de calidad es cara y hay que pagarla. En la prensa digital no está clara la diferencia entre los intereses periodísticos y empresariales...”
Traducción de las palabras de Xavier Vidal Folch para que las entienda mi madre: "tenemos un miedo que te cagas, nuestro negocio se puede hundir porque ahora la gente se fía más de lo que le cuenta un amigo en Facebook, en un blog, a través de un tuiteo, que de las interpretaciones interesadas que sobre la realidad hacen los periódicos sesudos y vendidos al poder político y económico". Pero ésta es sólo mi opinión. Y mi opinión es más válida que la del ilustre Vidal Folch. ¿Por qué? Escribo el blog Euskizofrenia porque estoy harto de las mentiras de los medios oficiales, de los medios de partido, de los medios empresariales. Cada uno defiende su interés. Aquí no hay publicidad. Aquí mando yo, que sólo me debo a mis prejuicios y a mi subjetividad. Así que tampoco tengan muy en cuenta lo que escribo...
EL PAÍS lleva 35 años y medio entregado a la causa de la socialdemocracia española. Hubo un tiempo en que defendían el marxismo. En 1979, Felipe González "mandó parar" como el viejo comandante y dijo aquello de “somos socialistas antes que marxistas”. Ahora sólo defienden los negocios que a los socialdemócratas les permite hacer nuestro sistema político corrompido, dinástico, bipartidista y sometido a los intereses de los mercados. Lo llaman Democracia Representativa, un estupendo teatro en el que los actores son políticos a sueldo de los bancos y grandes corporaciones empresariales.Dice Xavier Vidal Folch que hay una brecha digital en el mundo que separa a los indignados enganchados a Internet del resto de ciudadanos o súbditos que no pueden protestar en red. Asegura este Santón del Periodismo Español que sólo el 15 por ciento de la población mundial participa en el 66 por ciento del tráfico de la información en Internet. O sea, que no todos los ciudadanos del planeta pueden participar en las revoluciones que están surgiendo como setas por todo el planeta. Vidal Folch tiene miedo de que se acabe su negocio. Y algún día su negocio se acabará. Por cierto ¿cuántas acciones tendrá él en la empresa para la que trabaja? Porque Don Xavier se presentaba como periodista y afirmaba que el propietario de los periódicos de papel es tanto como el director, el periodista influyente… Por el contrario, Vidal Folch sostiene que en la prensa digital la diferencia entre los intereses periodísticos y empresariales no está tan clara. !No me chupo el dedo, Xavier! Lo siento… ¿Me enseñas tu declaración de la renta? Yo estoy dispuesto a enseñarte la mía. Así sabremos qué intereses defiende EL PAÍS y qué intereses defiende EUSKIZOFRENIA.
Y por último, mi aportación a las Jornadas de Globernance: al final del sarao, me dio tiempo a coger el micrófono para preguntar a Vidal Folch, a quien se le llenó la boca denunciando la existencia de “DELINCUENTES DEL PERIODISMO” que no son apartados del ejercicio profesional después de ser condenados por sus abusos, delitos y corrupciones varias. Al menos, Vidal Folch reconoció que esos delincuentes provienen de la vieja prensa de papel. Y se atrevió a citar un nombre… Pero ¡Oh, decepción!... No era español… Llamó delincuente al magnate Murdoch. !Qué fácil! Como es amigo y patrón de Aznar... Ahí me tomé la libertad de felicitar a Vidal Folch por su alegato en defensa de la prensa decimonónica y explicar que la falta de confianza en los intermediarios tradicionales de la información lleva al lector digital a caer en brazos de las redes sociales. Pero intenté que le pusiese el cascabel al gato y le dije que había que ponerle nombres también a nuestros delincuentes, a los delincuentes del periodismo español que se dedican a traficar desde los grandes medios de comunicación de papel, a ejercer el tráfico de dossieres a cambio de la obtención de exclusivas, ventajas comerciales, filtraciones interesadas, etc… Utilicé la palabra CHANTAJE, tan íntimamente unida al ejercicio del periodismo que han han practicado, supuestamente, Juan Luis Cebrián o Pedro J. Ramírez. Pongo lo de supuestamente para que no me multen o encarcelen los fiscales del rey Borbón. Como única respuesta a este tema, Vidal Folch dijo que le parece mal eso de usar el chantaje, pero no se atrevió a dar nombres…
Y en estas estamos… Por cierto, el último artículo del venerable director adjunto de El País se titula “Se acabó el chantaje”. No se refiere al chantaje que practican cotidianamente los principales periódicos de papel. Alude a la última Cumbre Europea. Es otra mentira interesada de la prensa que debe favores a los políticos y a los bancos. Pero a eso le dedicaremos otro artículo próximamente. Falaz Navidaz a todos los lectores de Euskizofrenia y próspero 2012 en el que veremos cómo se sigue sin hacer justicia con el Yernísimo Urdangarín...

martes, 13 de diciembre de 2011

JUSTICIA, CASPA Y NAFTALINA.

¿Ha suplicado usted justicia alguna vez? ¿Debe suplicarse la justicia en un autodenominado Estado de Derecho? ¿Es la justicia un derecho inalienable o una gracia que se nos concede?
La Justicia se suele representar como una bella mujer ciega que sostiene en la mano una balanza. De ella depende que el platillo de la razón se incline hacia un litigante u otro. Es mejor seguir con esa idea inconcreta. Conocer de cerca a quienes imparten justicia puede descubrirnos una realidad decimonónica y casposa. En los Tribunales habrá de todo, pero escuchar sin intermediarios el discurso de Carlos Dívar, el Número 1 de la casta de los jueces no ha servido para congraciarme con ese mundo.
Hace poco asistí como periodista a la inauguración de unas Jornadas Nacionales de Jueces Decanos que se celebraron en el Palacio de Justicia de Vitoria. Tiemblo cada vez que se organiza un sarao informativo en ese lugar. No hay ningún periodista a sueldo de los tribunales de la capital alavesa que haga de intermediario con los medios de comunicación. Se producen así situaciones descabelladas, como aquella rueda de prensa en la que pidieron a las cámaras de televisión que saliesen de la estancia porque había terminado el tiempo de los medios gráficos. Explicarles que sin cámaras las televisiones no podrían aportar testimonios en sus informativos fue misión imposible.En estas Jornadas de Jueces Decanos, las principales autoridades presentes en el salón de actos se sentaron en primera fila e impedían grabar a los reporteros los discursos de los ponentes. De todas formas, habría sido mucho mejor no tener que escuchar las palabras del presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar. ¿Nadie le ha llevado nunca la contraria a este señor? Que utilizase citas de Jacinto Benavente para aderezar su discurso nos pone en situación. Para equilibrar, tal vez con el fin de aportar un toque de modernidad, no faltó tampoco la mención a Tagore. Y entre cita y cita, iba describiendo la difícil situación de la Justicia. Dívar tiene la rara habilidad de designar cada concepto con la palabra más pedante, oscura y difícil que se pueda elegir. ¿Por qué hablar de dinero si se puede decir “numerario”? Sobre todo si uno quiere decir que el retraso en la tramitación de los casos de gran transcendencia económica puede perjudicar al Estado ya que el cobro de sanciones se demora muchísimo tiempo. ¡Pobre Estado, sin dinero fresquito por culpa de la lenta justicia! También dijo Dívar que muchos jueces no pueden conciliar su vida laboral y familiar por la gran cantidad de casos que se les acumulan: siete u ocho mil al año. ¿Quién llega a casa con ganas de fregar o cocinar después de tanto trabajo?
Para rematar su faena, el presidente del Consejo General del Poder Judicial se puso tierno al recordar la gran cantidad de veces que “los seres humanos” que se dirigen a él encabezan sus escritos con el verbo suplicar. Le suplican justicia… ¿Lo harán de rodillas? ¿Se santiguarán al hacerlo? ¿Se mesarán los cabellos haciéndose cruces? ¿Aumentará la eficacia judicial si al suplicar aprovechamos también para flagelarnos las carnes? ¿No huelen la misma naftalina que yo?

martes, 6 de diciembre de 2011

MENTIRAS CONSTITUCIONALES Y DEMOCRACIA DINÁSTICA

Hace 33 años yo no tenía edad de votar, pero me habría encantado haber podido respaldar el texto de la Constitución Española. En mi adolescencia seguí con emoción los avatares de la Transición desde un pueblecito de mil habitantes. La revista Cambio 16, los periódicos, la radio y la tele me contaban día a día los cambios que se producían en España. Guardo con cariño los fascículos coleccionables en los que Forges desgranaba uno a uno los artículos de la Constitución, con sus correspondientes viñetas y monigotes. Los tengo encuadernados… Hoy son testigos de mi desencanto.

Este verano todo se convirtió en una Gran Mentira. La Constitución Española es papel mojado. Donde el artículo 1 dice que “España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político” debería decir ahora que “España es una Economía de Mercado cuyos valores fundamentales son la libertad de flujo de capitales, la injusticia social, la desigualdad en función de la riqueza y el bipartidismo.”

Donde el artículo 2 dice que “La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado” debería decir que “La soberanía nacional reside en Alemania y aquellos otros países que marcan nuestra agenda política en función de los intereses de los mercados”.

Este pasado mes de Agosto, mientras los españoles estaban de vacaciones, el PPSOE cambió la Constitución a hurtadillas para que la contención del déficit y la deuda pública se conviertan en el primer mandamiento del nuevo catecismo constitucional. Fue un golpe de Estado en toda regla perpetrado por unos políticos que no obedecen al pueblo sino a los bancos y a los mercados.

Dice el artículo 3 que “la forma política del Estado español es la Monarquía Parlamentaria”. 33 años bajo la tutela de esta institución caduca y medieval han pervertido todo el sistema político de nuestro país. Donde pudo haber una democracia representativa (dicen que la menos mala de las formas de gobierno) ahora hay una DEMOCRACIA DINÁSTICA, REPRESENTATIVA Y PARTITOCRÁTICA SERVIDORA DE LOS MERCADOS. Dos partidos se turnan en el poder para que nada cambie. Los feudos nacionalistas tienen también sus formaciones políticas parasitarias. La corrupción anida por doquier. La política es cosa de los políticos y estos han tomado lo peor de la Monarquía. El poder dentro de los partidos se transmite de padres a hijos, de clanes a clanes, de amigos a amigos… Todos conocemos en nuestro entorno cuáles son los apellidos que conceden a una estirpe el derecho a perpetuarse en las poltronas institucionales. Ciertas empresas saben que sólo pueden sobrevivir pasándole la mano por encima del lomo a los gobernantes… Todo está podrido pero cada cierto tiempo nos piden que les votemos para que puedan hinchar pecho gracias a su supuesta representatividad… Sin embargo, sólo representan y defienden los intereses de los auténticos Amos de la Barraca: los grandes bancos, las multinacionales, los llamados “mercados” en los que todo vale mientras produzca dinero.

viernes, 2 de diciembre de 2011

PING PONG CON 500 ABORTOS RIOJANOS

Partida de ping-pong entre Euskizofrenia y La Rioja por un “quítame allá esos enfermos, que me ensucian el Hospital y atenderlos me sale muy caro”. Más o menos, eso ha dicho el impresentable presidente riojano, que no quiere ver ni en pintura a ningún paciente vasco. Ha prohibido que por su Hospital de San Pedro de Logroño pase ni uno solo de los ciudadanos de Rioja Alavesa que hasta setiembre acudían para ser atendidos por ciertos especialistas. Para que se den cuenta de la salvajada de la decisión de Pedro Sanz, un dato: de Oyón a Logroño hay 5 kilómetros que se pueden hacer en 10 minutos. A Vitoria hay 58 kilómetros, pasando por puertos de montaña que hacen que el viaje se eternice hasta una hora y cuarto.
Dicen que Pedro Sanz es un demócrata. Al fin y al cabo, Franco descubrió la democracia orgánica. Sanz ha descubierto la Democracia a la Riojana. Se coge un kilo de patatas, se ponen a hervir y como no tenemos chorizos para echar, añadimos unos cuantos enfermos que se apelliden Gerrikagoitia o López de Maturana. Se añaden unos pimientos rojos y ya está: Democracia a la Riojana. Como las Patatas a la Riojana, pero con tropiezos de oreja, nariz, oído y piel de vasco. Rico rico y con fundamento…
En la partida de ping-pong sanitario entre Sanz y el Lehendakari, ayer presenciamos un golpe de volea impresionante por parte de Patxi López. Sobre la mesa de ping-pong se juega con 500 nuevas pelotas: el medio millar de riojanas que no abortan en esa comunidad porque no les dejan y tienen que venir a Euskizofrenia para poder interrumpir su embarazo. El convenio que intentaba imponer Pedro Sanz para volver a atender a los pacientes vascos en Logroño exigía la práctica de 500 abortos cada año en Osakidetza. Ya ven cómo se ha puesto la Política del Recorte. Todo vale… Si hace falta sacar al terreno de juego a 500 nonatos, se les saca… Lo importante es ganar la partida y ahorrar dinero del contribuyente.Como en tiempos de Franco, a las familias bien de Hpania no les gusta que sus hijas aborten con el ginecólogo con el que papá queda para tomar vinos. En la dictadura, las chicas bien se iban a Londres. Ahora, gracias a la democracia, todas las chicas de La Rioja (las buenas del PP y las malas de todos los demás partidos) se ven obligadas a irse a Osakidetza. Vete y cuéntaselo al Doctor Agirregomezkorta, que a mí tú no me avergüenzas en mi barrio.
Así, Pedro Sanz puede ir tranquilo a misa y el cura le puede dar de H… Quiero decir que así puede comulgar en la Paz de Su Señor Jesucristo.
Ayer me atreví a decirle al Lehendakari Patxi que tal vez se había pasado de frenada pegándole un voleón a las 500 abortistas riojanas que vienen cada año a Eskizofrenia. Tal vez… Le pregunté si un Caballero Andante como él no tenía escuderos para bajar al fango, y remangarse los pantalones. Parece que no…